¿Qué ofrece la homeopatía para la ansiedad?

Se habla de que en la sociedad actual el ritmo de vida tan exigente y competitivo propicia la aparición de ciertos trastornos relacionados con la salud mental, entre los que destaca la ansiedad.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en este sentido son reveladores, ya que este organismo afirma que entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50%, de 416 millones a 615 millones. Un incremento que es notable e invita, desde luego, a una reflexión.

¿Cuáles son las causas que desencadenan la ansiedad?

Su aparición se puede deber a distintos motivos. Hay personas que tienen predisposición genética y que tienden más a padecer este trastorno. El estrés continuado también puede acabar en una ansiedad, mientras que experiencias traumáticas o distintas afecciones mentales también influyen en la aparición de este trastorno.

La ansiedad no aparece de la noche a la mañana a no ser que se haya vivido una experiencia traumática que la haya desencadenado. Por eso hay que estar pendientes de una serie de signos indicativos de que algo no marcha bien en nuestra salud mental.

Por un lado, es posible que nos notemos más alterados, más irritables o que experimentemos cambios de humor. En algunas personas se produce una disminución de la libido y en otras la falta de concentración es habitual o incluso la apatía y el ánimo por las cosas.

También se producen alteraciones fisiológicas en algunas ocasiones, principalmente trastornos digestivos, dolores musculares, dolor de cabeza, trastornos del sueño, etc.

Si todos estos síntomas se mantienen durante un tiempo prolongado es cuando tenemos que empezar a preocuparnos, y plantearnos si debemos acudir a un profesional de la salud que nos pueda orientar en este sentido.

La homeopatía es una terapéutica que se ha mostrado eficaz para el abordaje de la ansiedad y de sus distintas manifestaciones como por ejemplo alteraciones del sueño. Resulta una opción interesante frente a otras opciones empleadas tradicionalmente para este trastorno como los ansiolíticos.

Entre las ventajas de recurrir a la homeopatía para la ansiedad destaca por ejemplo el que los medicamentos homeopáticos se pueden tomar durante un tiempo prolongado sin sufrir algún efecto rebote, y no producen alteraciones gastrointestinales, reacciones de fotosensibilidad, sequedad bucal, reducción de la libido, etc.

Además, permiten llevar un ritmo de vida normal y no afectan a la memoria ni a la capacidad de concentración ni a los reflejos. Los medicamentos homeopáticos se pueden compatibilizar con otros tratamientos y pueden emplearse para aliviar el nerviosismo o las alteraciones del sueño en niños, bajo la supervisión de un profesional de la salud formado en homeopatía.