Terminamos el primer mes del año retomando uno de los temas que se trataron anteriormente pero en el cual quisimos profundizar: el sueño.

Para el doctor Guillermo Basauri, cuando el cuerpo necesita tanto tiempo para una función concreta como dormir, significa que es un proceso muy importante. Durante el sueño se realizan múltiples procesos en nuestro organismo en general, como regular las funciones metabólicas y controlar la salud cardiovascular; pero sobre todo el sueño es muy importante a nivel cerebral. Como apuntó Basauri “el sueño fija las ideas, consigue organizar los recuerdos y la memoria”.

Para conseguir los beneficios de este proceso habrá que controlar la calidad. No siempre que se duerme se consigue un sueño de calidad en el que se alcanza la mejoría buscada. En este aspecto hay dos elementos fundamentales: evitar los excitantes de la noche, y preparar un contexto óptimo antes de ir a la cama.

Los excitantes previos son contraproducentes. Café, tabaco, no cenar o cenar en exceso, usar tecnología o tenerla encendida en la habitación serán los principales puntos a evitar. Además también habrá que rechazar el alcohol, porque aunque se consiga dormir cuando se ha consumido en exceso, la calidad del sueño no será buena.

El otro elemento fundamental será irse a la cama en un contexto óptimo: un poco cansados, con buena alimentación y relajados tanto de cuerpo como de mente. Por ejemplo un poco de ejercicio para acabar el día es lo que la mayoría de los expertos recomienda. Además Basauri quiso destacar que, al igual que aprender una profesión o habilidad nueva, dormir bien necesita de preparación y tiempo.

A la vez aclaró un fallo que comete la mayoría de la gente. En alguna ocasión se piensa que todo lo que no se ha dormido durante toda la semana se puede recuperar en el fin de semana. La sensación de cansancio puede recuperarse, pero el perjuicio al organismo de esos días en los que se ha dormido mal “no se reequilibra en dos días”.

Otro asunto en el que se incidió es en el enfoque que se suele dar a este problema. Actualmente la gran mayoría de profesionales cree que solo hay dos opciones, el cambio de hábitos o recurrir a psicofármacos. Una distancia que se puede salvar con la homeopatía. Una herramienta que no solo ataja la consecuencia sino que busca el origen del problema.

De este modo conseguiremos que un proceso tan importante para el cuerpo y la mente consiga el mejor resultado. Seguro que ya no nos levantamos con el pie izquierdo.

Escucha el programa y suscríbete a nuestro canal de Ivoox donde encontrarás todos los programas de Así es la Vida!