Siempre es un honor para nosotros contar con un profesional de la salud y de la investigación del calibre del dr. Gualberto Díaz. Gualberto, amigo del programa desde los inicios, es especialista en medicina familiar y comunitaria, diplomado en pediatría para médicos de familia y especialista en homeopatía clínica. Además, como formación adicional, también es especialista en acupuntura intradérmica y diferentes formas de terapia manual y coaching sanitario, entre otras disciplinas.

LOS HOMEÓPATAS SON UNOS ESTAFADORES

El eje central de la charla de hoy es la cruzada a la que se está viendo sometida la homeopatía por parte de “determinados medios, personas, influencias contra todo lo que no es, básicamente, medicina convencional” señala Guillermo Basauri.

La homeopatía está en el candelero y de los médicos se han llegado a decir cosas como que los homeópatas son unos estafadores. Esto es fruto de unos niveles extremos de desinformación y manipulación de la información que han llegado a provocar que la ‘pelea’ sea muy desigual. “Algo así como David contra Goliat: ellos -los médicos convencionales- tienen acceso a todos los medios, tienen puertas abiertas porque tienen grandes contactos y más posibilidades y las están utilizando. Nosotros tenemos algo más fuerte que todo eso y es la realidad de los hechos: los millones de pacientes que todos los días se tratan con homeopatía en el mundo, los cientos de miles de médicos que la usamos. La medicina integrativa es una forma de entender la salud y la enfermedad. Se enseña en infinidad de universidades y se utiliza en cientos de hospitales en el mundo”, apunta el doctor Basauri.

Es “agua con azúcar” y “no sirve para nada”

A continuación, mencionamos algunos datos, contundentes y destacables, a la hora de contextualizar la tertulia:

  • ¿acaso los millones de pacientes, concretamente el 30% del total según las estimaciones, que en nuestro país utilizan la homeopatía con éxito en sus tratamientos contra el asma, el eccema y enfermedades más graves e incapacitantes como el estrés crónico, la ansiedad, los trastornos del sueño y ciertos estados depresivos graves, son todos tontos y no saben lo que hacen?
  • ¿Lo son también los médicos en ejercicio -véase médicos que incorporan la homeopatía como herramienta terapéutica-?
  • ¿También lo son las autoridades de países como Suiza, Alemania, Francia, por citar solo algunos de nuestro entorno más cercano, donde la homeopatía está perfectamente integrada en los sistemas de salud y es financiada por el Estado?
  • ¿Lo es también la Organización Mundial de la Salud cuando plantea una visión más amplia respecto a la salud y la autonomía de los pacientes en la que tengan más peso las terapias complementarias y alternativas, entre ellas la homeopatía?

Gualberto Díaz sostiene que hay que hacer frente a esa cruzada mediática, cuyo interés intenta acabar con las terapias naturales como la homeopatía, a través de generar alerta, alarma y miedo porque este último vende. Afortunadamente, existen medios más pequeños que realizan una acción de profundidad y consiguen convencer más porque, al fin y al cabo, la gente tiene la confianza puesta en los conciudadanos que hacen su trabajo y dicen lo que piensan.

En las últimas semanas, varios médicos han emitido una serie de denuncias que rozan la ilegalidad. Llaman estafadores a los homeópatas, hablan de publicidad engañosa, de ausencia de estudios y de evidencia. Gualberto Díaz apunta que el principal problema, y que también se encuentra en la medicina convencional, es el intrusismo y la mala praxis.

Es muy hipócrita utilizar una serie de datos puntuales y mediatizarlos con el fin de justificar que todas las terapias naturales, sobre todo la homeopatía, funciona así.

Muchos son los medios que difunden la afirmación de que “los médicos homeópatas incitan a que los pacientes abandonen otras terapias”. Totalmente falsa. El doctor Gualberto admite que, seguro que ha podido ocurrir en algún caso porque en el mundo hay de todo, además ellos -los médicos convencionales- no se basan solo en realidades regionales o nacionales, sino en mundiales.

Parece ser que todas estas afirmaciones que se encuentran en el punto de mira también incluyen a la fitoterapia, a la osteopatía, a la acupuntura e, incluso, a la alimentación natural y ecológica.

Por otro lado, el efecto placebo del que tanto se está hablando no existe en niños ni en animales. El doctor Gualberto Díaz, para corroborarlo, cuenta el caso de una niña de tres años con más de diez crisis epilépticas al día que al empezar a tomar medicamentos homeopáticos se redujeron a la mitad y semanas después dejo de tenerlas.

Es obvio que contar con la homeopatía es sumar oportunidades de tratamiento, con la ventaja de que son prácticamente inexistentes los efectos secundarios.

Algo reseñable en estos últimos tiempos, es el nacimiento de asociaciones de usuarios de homeopatía por todo el estado. En esta línea, asevera el doctor Gualberto, “mi compromiso con la homeopatía tiene un único sentido: creo profundamente, desde mi experiencia, que es buena para las personas”.

“Los argumentos que tenemos para defender la homeopatía son aplastantes, pero ellos -los profesionales sanitarios convencionales- tienen mayor fuerza mediática”, sostiene Gualberto.

En los medios se está produciendo una desinformación, con tono insultante y burlesco. Se está creando una especie de comedia por parte de personas que ni siquiera son médicos y esto da mucho que pensar…

Escucha el programa y suscríbete a nuestro canal de Ivoox donde encontrarás todos los programas de Así es la Vida!