Como venimos haciendo desde hace tiempo en esta emisión nos acompañó un profesional y personalidad en la homeopatía, el doctor Gonzalo Fernández-Quiroga. Pero antes de comenzar a charlar con él, nuestro compañero Guillermo Basauri nos comentó su experiencia en el último curso que organizó el CEDH (Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía) en Valladolid.

Durante esta jornada coincidió con médicos de familia, pediatras, dermatólogos o profesionales de la medicina estética. Un hecho que para Basauri refleja la gran variedad de especialidades en las que la homeopatía está presente. Unas especialidades, que en esta ocasión tienen a la piel como protagonista. “La ventaja de las enfermedades dermatológicas es que los síntomas se ven a simple vista, algunas son fáciles de tratar, mientras que otras necesitan de tiempo y diferentes tratamientos”, apuntó. Un hecho en el que la homeopatía se presenta como una gran opción al tratar el problema desde el origen, equilibrando la salud del paciente.

La Homeopatía en la historia

Esta terapéutica celebró el pasado 10 de abril su día mundial, una ocasión en la que se celebraron y organizaron diversos actos por el mundo. Por ello quisimos contactar con el doctor Gonzalo Fernández-Quiroga, médico, portavoz de la ANH y director del máster de la Academia Médico Homeopática de Barcelona para que nos explicara un poco más sobre esta fecha.

Como se ha visto la homeopatía hoy está muy presente en nuestra sociedad. Un hecho que se puede achacar al hecho de que el paciente recibe un tratamiento global y los médicos recuperan la ilusión en su práctica diaria. “La homeopatía reconecta a los médicos con su vocación. Se desarrolla la calidad humana frente al paciente

Fernández-Quiroga comentó que este día surge como conmemoración del nacimiento de Samuel Hahnemann, médico que sistematizó la homeopatía y su concepto. Hahnemann vivió en el siglo XIX, un momento de la historia en el que la medicina era “primitiva”: predominaban las sangrías y brebajes sin relación con la enfermedad. Un hecho que a este doctor alemán le preocupaba. De este modo comenzó a investigar sobre los efectos que tenían las sustancias para luego poder aplicarlas en el enfermo. “Lo que él quería era que el arte de la medicina experimental se convirtiera en una ciencia matemática por tener certeza de aquello que experimentamos”, comentaba Fernández-Quiroga.

Esta creencia le llevó a comprobar en primera persona una teoría de Hipócrates: “lo similar se puede curar con lo similar”. Su desarrollo se centró sobre todo en enfermedades epidémicas de la época, como el cólera, llegando a comprobar más tarde que la tasa de mortalidad era más baja en aquellos atendidos con esta nueva terapéutica.

La homeopatía comenzó a expandirse cuando Hahnemann llegó a París. Allí muchos profesionales vieron en la homeopatía un nuevo modo de acercarse al paciente y a la medicina. “Incluso algunos médicos de la época pidieron al ministro del Interior que se prohibiera, a lo cual el político respondió: si la homeopatía es una quimera, se extinguirá por sí misma”, nos explicó Gonzalo.

La llamada del portavoz de la ANH nos permitió conocer un poco más de los orígenes de la homeopatía, una terapia de la que siempre hablamos pero casi nunca paramos en pensar cómo surgió. Ahora sí podemos decir, ¡gracias Hahnemann!

Escucha el programa completo y suscríbete a nuestro canal de Ivoox donde encontrarás todos los programas de Así es la Vida!