Durante el programa del 29 de octubre volvimos a contar con la colaboración del doctor Guillermo Basauri. En la última emisión nos explicó su experiencia en los VI Encuentros Internacionales del CEDH (Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía) que se celebraron en Barcelona para discutir el papel de la homeopatía en la medicina integrativa. Al evento llegaron profesionales de 20 países diferentes para hablar de diversos problemas de salud y los enfoques para tratarlos.

Una de las temáticas más frecuentes fueron las enfermedades reumáticas que, pese a su gran tipología, tienen en común ser “autoinmunes”. Esto significa que son enfermedades inflamatorias que afectan a las articulaciones y huesos al detectar el organismo un “ataque” sin haberlo realmente. Este fallo en la forma de actuar de las defensas, del cual no se conoce su causa, es lo que genera las inflamaciones.

Entre la gran variedad de enfermedades reumáticas el doctor Basauri quiso hacer hincapié en la Espondilitis Anquilosante. Una patología que tiene pequeñas diferencias respecto a su familia reumática.

La terminología de esta enfermedad habla de un proceso inflamatorio que genera rigidez. Se da con mayor frecuencia en la zona baja de la espalda de personas entre 20 y 50 años.  Una de las diferencias con otras patologías reumáticas es que ésta se da con mayor frecuencia en hombres que mujeres.

La inflamación se convierte poco a poco en una osificación o endurecimiento. En la consulta de los médicos se puede ver claramente ya que las radiografías del paciente mostrarán la columna como una “caña de bambú” debido a que las zonas de cartílago y tendón toman aspecto de hueso. La osificación no se puede revertir, pero sí se intentará detectar lo antes posible para conseguir varios objetivos: mejorar y reducir el dolor y rigidez; intentar espaciar las crisis inflamatorias; y comenzar con el tratamiento homeopático para no producir más daños en el cuerpo. Como toda enfermedad, el factor genético está presente, pero serán los factores ambientales o que rodean al paciente los que pueden aportar más información.

Esta situación genera en el paciente dolor, incomodidad, etc. La enfermedad tiene muchos grados de evolución, desde la lenta que permite a la persona mantener una vida normal con pocos límites, hasta una evolución agresiva y rápida que restringe mucho las actividades del paciente.

El doctor Basauri destacó que durante el congreso se comentó un estudio realizado sobre 12 pacientes. En él se investigaron 5 parámetros: dolor, fatiga, alteraciones del sueño, alteraciones emocionales e impacto en la vida del paciente. De estos 12 pacientes 7 fueron tratados exclusivamente con medicamentos homeopáticos y otros 5 con éstos junto a medicamentos convencionales. La evolución positiva del proceso de la enfermedad se pudo ver en ambos grupos.

Con este estudio se buscaba ofrecer al organismo el mejor tratamiento evitando los posibles daños que pueden estar asociados a los medicamentos alopáticos, como por ejemplo los antiinflamatorios.

Para el doctor Basauri los problemas reumáticos deberían abordarse desde una perspectiva más global viendo la importancia que los “síntomas secundarios” tienen en el paciente. Las terapias convencionales, aunque necesarias, se quedan cortas junto con el riesgo a medio y largo plazo que tienen. La medicina integrativa puede ser la mejor aliada ante esta situación.