PEQUEÑOS, PERO GRANDES BENEFICIADOS DE LA HOMEOPATÍA

En este programa contamos de nuevo con la colaboración del doctor Jorge Manresa. Pediatra, homeópata y también profesor universitario. En el programa quisimos hacer hincapié en conocer mejor cómo se trata a un niño con homeopatía , un niño que desconoce totalmente qué medicina está tomando. Entenderemos mejor los procesos y como la homeopatía funciona de una manera espectacular en ellos.

“Lo principal es sacar al niño de ese círculo y evitar medicación innecesaria”, sostiene Manresa. “La percepción que tenemos es que cuando aparecen placas o anginas enseguida recurrimos al antibiótico. Llevo 37 años trabajando en esto y todavía sigo oyendo aquello de ‘esto con unas buenas inyecciones se arreglaría’” …

“Tengo que recordar que hace poco tuve que mandar antibióticos a un niño porque los homeópatas también recetamos antibióticos, lo que hacemos es sumar con la homeopatía, no restar”, afirma Manresa. Una de las cosas más destacable de la homeopatía en niños es que es su facilidad de administración.

El doctor Basauri dice “los médicos que incorporamos la homeopatía en nuestro día a día y en nuestra práctica lo que hacemos es sumar opciones de tratamiento para nuestros pacientes. En los niños, la mayoría de los casos se pueden resolver con homeopatía y es excepcional la situación en la que tienes que utilizar otro tipo de medicamento y, en concreto, los antibióticos.”

Jorge Manresa explica que a los padres hay que hacerles ver, por ejemplo, que, si el niño tiene 39 de fiebre, pero a los 5 minutos está saltando y jugando y comiendo normal muy probablemente el problema sea vírico y un antibiótico no será efectivo. Si un niño tiene fiebre durante dos o tres días hay que explicarles a los padres que está pasando para que no se alarmen.

“Una cosa fundamental en medicina es hablar y explicar en qué consiste la enfermedad y lo que se puede esperar del desarrollo de esta. De esta manera, los padres se toman con otro talante la enfermedad”, sostiene el doctor Manresa.

En el tema de los antibióticos, los padres cada vez son más sensibles a ello. En la prensa no especializada, de vez en cuando, sale alguna noticia en relación con la resistencia a los antibióticos por parte de las bacterias porque nos hemos pasado mucho utilizándolos o los hemos usado sin un buen criterio. Según Jorge Manresa, “muchas veces son los padres los que acuden a un médico que pueda utilizar homeopatía precisamente porque saben que puede resultar un tratamiento adecuado en estas situaciones donde el antibiótico no es necesario y a largo plazo puede incluso suponer un problema”.

POCAS OPCIONES PARA EL MÉDICO

El doctor Manresa explicaba con detalle que “desde el punto de vista convencional, nosotros tenemos para quitar mocos un solo medicamento: el mucolítico convencional, que no es muy eficaz y además no tiene una especificidad por localizaciones concretas. Quitar el moco de un bronquio puede ser más o menos fácil para ese tipo de medicamento, pero sacar un moco de los senos es literalmente imposible. En cambio, lo interesante de los medicamentos homeopáticos es que no solo tenemos medicamentos para el moco, sino que tenemos un medicamento específico según como sea este: si es más denso, más líquido, si se trata de una rinitis alérgica… Además, no solo existen medicamentos diferentes para el estado de esa mucosidad sino también para dónde está. Tenemos medicamentos para el moco que se aloja en la tráquea, en el bronquio, etc. Es tal riqueza de tratamientos que cuando conoces la homeopatía no entiendes cómo hacer pediatría sin ella”.

En resumen, la homeopatía pone al tratamiento “nombre y apellidos”, y esto es un llamamiento al cuerpo para que sea él mismo el que resuelva el problema.

Escucha el programa y suscríbete a nuestro canal de Ivoox donde encontrarás todos los programas de Así es la Vida!