En este nuevo programa “Así es la vida”, entrevistamos al doctor Antonio Guijarro, pediatra y puericultor para hablar de los niños. El es presidente de la Sociedad Española de Puericultura, una voz a tener en cuenta, y que nos ilustró con aspectos muy importantes e interesantes relacionados con la salud de los niños. Lo primero que nos dice es que éstos son muy vulnerables en verano sobre todo por los accidentes, la primera causa de mortalidad en la infancia.

“En esta época del año es cuando puede haber más problemas. Las caídas, son la causa más frecuente de accidentes en la infancia, no la de más mortalidad, que son los accidentes de tráfico. Al pasar más tiempo en la calle, hay más posibilidades de traumatismos, que pueden tener secuelas importantes sino se vigilan. Por eso en pediatría intentamos prevenir estos hechos.”

En este sentido, el doctor pone un ejemplo muy claro y es que en el caso de montar en bici hay que usar casco, ya que al menos en España es obligatorio su uso hasta los 16 años. Y en cuanto a los padres, asegura que cada vez están más concienciados sobre la seguridad de los más pequeños. Lo fundamental es hacer prevención, pero no hay que dudas que el buen sentido de los progenitores ayuda a prevenir estas situaciones.

Guijarro nos indica un listado de los accidentes más comunes en niños y sus porcentajes:

52% Caídas
12% Tráfico
9% Intoxicaciones
8% Quemaduras solares, electricidad
7% Atragantamientos, sofocaciones y ahogamientos
1% Armas de fuego (en España)

El doctor hace especial hincapié en la costumbre tan habitual en estas fechas de tirarse de forma descontrolada en lagos, pantanos, etc., sobre todo, en lugares donde no se conoce la profundidad, porque todos los años se dan casos graves por esta causa y por ello en estas situaciones sí hay que estar más pendientes.

Respecto al sol y los niños, el puericultor Guijarro es muy claro, hasta los 2 años hay que protegerles la cabeza principalmente, y los niños menores de un año no deberían recibir una exposición solar directa, de hecho un bebé no tendría que estar mucho en la playa. Los UVA y UVB sobrepasan las sombrillas de playa, algo que debemos tener en cuenta, como el hecho de que los niños en general no deberían exponerse durante mucho tiempo al sol. El factor de protección solar en los pequeños no debe ser inferior a 50 y hay que evitar las horas en los que los rayos solares son más verticales, es decir, entre las 12 y 14 horas. Con niños hay que buscar siempre las zonas de sombra, y no olvidar que después de bañarse es necesario renovar la aplicación del fotoprotector.

“La piel tiene memoria y un efecto acumulativo, de modo que una exposición solar inadecuada puede derivar en un melanoma, un tipo de cáncer de piel. Si se aprecia en el niño una mancha de color oscuro, que además ha sangrado y presenta bordes irregulares y un color no homogéneo, hay que consultar con el médico”, aconseja el experto.
Por otro lado, el doctor hace mención también a los trastornos digestivos en los pequeños de la casa: “Hay que tener cuidado con las gastroenteritis que son más comunes durante estas fechas. En lactantes, se aconseja seguir dando el pecho. Y también es fundamental la hidratación, ya que en los primeros años de la vida el porcentaje de agua es mayor, por lo que en estos casos hay que hidratar siempre con sueros preparados, además de agua. Por debajo de 18/20 kilos no son aconsejables otras bebidas. Lo que sí se puede quitar es la leche, porque en algunas situaciones se puede desarrollar una intolerancia a la lactosa.”

Homeopatía para niños

El doctor Guijarro asegura que la homeopatía ha sido para él todo un descubrimiento en el ámbito pediátrico. Hace cinco años que la emplea y éstas son sus impresiones: “En medicina, lo primero es no hacer daño y en los niños más todavía. La homeopatía no daña, con los años van apareciendo medicamentos que al cabo del tiempo se ve que perjudican a los niños, pero la homeopatía no tiene efectos secundarios, se puede usar a todas las edades, no tiene contraindicaciones. Empecé a usarla con niños, pero después la empleé también en embarazadas. Tiene muchas aplicaciones para los niños: eritemas del pañal, molusco contagioso, aftas, verrugas, etc.
El árnica es impresionante cómo funciona en los traumatismos de los niños, en los hematomas, en general. Para prevenir las picaduras de todo tipo de insectos recomiendo Ledum pallustrem, y cuando ya han picado, Apis mellifica.”

El doctor Guijarro concluye que para completar el tratamiento siempre hay que consultar a los médicos homeópatas. Y además insta a mirar en la web de la Sociedad Española de Puericultura http://www.sociedadpuericultura.com y la Guia para Centros Docentes de la Sociedad de Pediatria de Atención Primaria‏

Segunda parte del programa: fármacos sin efectos secundarios

La segunda parte del programa la hemos dedicado a hablar del exceso de medicación que impera en la sociedad actual, y de los efectos secundarios de algunos fármacos. De hecho, hacemos mención a un estudio recientemente publicado en el que se indica que tomar paracetamol durante el embarazo puede provocar autismo e hiperactividad en el bebé. “Otros estudios afirman que el paracetamol afecta a los bebés y puede ser un factor importante en la generación de problemas emocionales en los niños cuando sus madres lo han tomado durante el embarazo. Cualquier medicamento tiene efectos secundarios, y en el embarazo y la infancia hay que tener un cuidado especial. Con los medicamentos homeopáticos no hay riesgo porque carecen de efectos secundarios”, asegura el doctor Guillermo Basauri.

“La OMS cree que la generación actual de niños va a tener una esperanza de vida más corta, la tendencia a vivir más puede frenarse. Los productos químicos, el estrés o la mala alimentación pueden está incidiendo en la salud en general. Esto se está viendo por ejemplo en los casos de alergia al polen, donde la irritación parece mayor en la ciudad que en el campo por la cantidad de contaminantes y químicos que hay en las grandes urbes.”

Uno de los problemas actuales es la sobremedicación, por eso la homeopatía es ventajosa en este sentido al carecer de efectos secundarios y por el hecho de que estos medicamentos no van a sumar efectos tóxicos. Muchas veces con los medicamentos homeopáticos podremos prescindir de otros fármacos.

Citamos uno de los medicamentos muy usados actualmente como lo es el Omeprazol, que se suele emplear para el abordaje del reflujo gastroesofágico. La homeopatía puede ser una alternativa en estos casos, pero previamente hay que valorar la situación y el contexto que rodean al individuo, que es lo que siempre hace esta terapéutica.
Lo mismo ocurre con otros problemas que tienden a tratarse bajo los mismos parámetros, como por ejemplo en el caso de las cistitis recidivas, que se dan principalmente en mujeres y niños. “La homeopatía y fitoterapia ayudan mucho porque nos dan la opción de la prevención”, explica Basauri.

Por último, el doctor recomienda una serie de medicamentos homeopáticos imprescindibles para el verano: Ledum pallustrem 9 CH, como preventivo de las picaduras, tomar 3 bolitas 1 ó 3 veces al día, según la sensibilidad de la persona, es como un repelente. Apis mellifica 15 ch, para cualquier picadura, ya sea para medusa, mosquitos, etc. Y otro medicamento que no puede faltar es Arnica 15 CH y en crema, para las caídas, las torceduras…