El pasado domingo nos visitó la doctora Paz Bañuelos Irusta, médico, homeópata y experta en nutrición macrobiótica, quien nos dio varios consejos sobre la relación de los alimentos y nuestra salud.

La dependencia entre lo que comemos y la forma en la que nos sentimos es muy estrecha ya que se previene la enfermedad a través de los alimentos. Para la doctora Bañuelos nuestra alimentación cada día es peor si la comparamos con los hábitos alimenticios de hace décadas. Anteriormente se comía para mantener un buen estado de salud, y se acudía al médico o a los medicamentos si los alimentos no funcionaban. En última estancia quedaba la cirugía. Un orden en el cuidado de la salud que se ha perdido debido a la mala alimentación.

Una mala filosofía de vida nos hace que no sepamos para qué llevar una buena alimentación, o en ese caso el modo en el que se debe llevar a cabo. Lo primero de todo será seleccionar el qué comer y en qué cantidad. Los productos se podrán adquirir en cualquier establecimiento pero es a la hora de elegirlos cuando se debe poner un nivel de exigencia, por ejemplo escoger alimentos sin químicos, sin antibióticos o no hormonados. Nuestro organismo no está acostumbrado a ello por lo que deberemos tener cuidado en las proporciones del plato y en los alimentos que lo componen.

Actualmente hay una tendencia a una mayor presencia de carnes en nuestro día a día cuando lo ideal sería que las legumbres, verduras o cereales fueran los principales protagonistas. Hay una serie de productos de origen vegetal que tienen un nivel nutricional excelente como el arroz integral, el mijo o la quinoa. Sobre el arroz la doctora Bañuelos ha recalcado que éste debe ser integral. Los arroces integrales regulan la flora intestinal y no están tratados como los que se comen normalmente. “Lo refinado es sinónimo de estropeado”, apuntó. Además detalló que no sirve la toma de capsulas de fibra o vitaminas ya que el cuerpo no las asimila de igual manera o por ejemplo la toma de productos de origen oriental adaptados a occidente. En esos casos debemos ver la forma en la que se toma allí para copiarla en nuestro día a día, ya que será la mejor forma de integrarla en nuestra dieta.

No todas las personas pueden llevar la misma dieta porque cada caso es único. Sin embargo sí que hay consejos generales que sirven a toda la población como comer cereales y alimentos integrales, mayor ingesta de legumbres y verduras, no abusar de las carnes o pescados, tender a lo natural, etc.

La comida ha ocupado un espacio en nuestra vida que no debería tener. Se ha convertido en algo más que un acto social, en una excusa. Comemos más y derrochamos comida comprando más de la que necesitamos. Por ello Paz Bañuelos recomienda fijarnos en la alimentación que llevaban nuestros abuelos. “En alimentación y nutrición la alimentación está en volver al pasado”.