Entra septiembre y a la vez que comienza el curso escolar nosotros comenzamos una nueva entrega de “Así es la vida”. Este mes es la puerta para que vuelvan las rutinas, los cambios, el estrés del trabajo… pero sobre todo para que comiencen los problemas de salud que traen el frío, el viento, la humedad, etc. Las personas que más van a notar estos cambios serán los niños, sobre todo aquellos que tengan problemas respiratorios o de la piel. En ese caso podrán sufrir seguramente en estos meses otitis, asma, broquiolitis… Para todo ello, el doctor Guillermo Basauri tiene una respuesta: homeopatía.

Los medicamentos homeopáticos son, en palabras del Dr. Basauri, “espectaculares levantando y mejorando las defensas de las personas”. Unos beneficios que necesitaran aquellas más susceptibles o con riesgo de tener patologías respiratorias como son los mayores o los niños pequeños. En estos últimos el sistema inmunitario todavía no está maduro.

No hay que esperar a sufrir una patología para comenzar a tratarla, sino que habrá que prepararse para lo que trae el otoño. Este consejo deben tomarlos las personas con una fragilidad de base. Es decir, aquellos adultos o niños que tienen cuadros de repetición: todos los años tienen mocos, otitis, resfriados, etc. Si la persona está sana podremos esperar a que esté un poco adentrada esta época del año, pero no deberemos esperar a tener la enfermedad para empezar el tratamiento homeopático.

En cuanto a los niños hay que destacar que la incidencia de enfermedades respiratorias es cada vez mayor. Por ejemplo el asma infantil, la broquiolitis o la faringitis son algunos de los males que más han aumentado en la última década. Si se tratan de cuadros severos habrá que combinar el tratamiento convencional con el homeopático y una vez se vayan remitiendo los síntomas ir descartando los medicamentos que tengan mayores efectos secundarios.

Con el otoño no solamente comienzan los problemas respiratorios sino que el sistema digestivo también puede resentirse. Ante este panorama habrá que cuidar los excesos de dulces y alimentos refinados  así como otros, por ejemplo los lácteos.

Septiembre es el momento para preparar el invierno. Que el comienzo del nuevo curso no venga acompañado de patologías respiratorias, digestivas o de ningún tipo. Por ello, ahora, la mejor compañera es la homeopatía.

Escucha el programa: